10 razones por las que la pornografía destruye el matrimonio

pornografía

A veces parece que no se puede  hablar de estos temas “tabú” pero creo que es importante conocer un poco más acerca de las consecuencias de la pornografía dentro del matrimonio y las relaciones de pareja.

La pornografía está creciendo. ¿Sabías que en 2103 las páginas de pornografía recibieron 450 millones de visitantes únicos al més? Eso es mucho más que Amazon, Netflix y Twitter combinados. Además el 30% de toda la información transferida por internet está relacionada con el porno. Cada segundo 28.258 personas  están viendo pornografía en internet y cada segundo se gasta 2.719,77 € en pornografía en la red. Por este motivo, me gustaría hablar de este tema que afecta tanto a los matrimonios mirandolo desde las investigaciones científicas, encuestas y estudios que se han hecho.

La verdad es que lo que la sociedad nos está diciendo de la pornografía es totalmente diferente a lo que las investigaciones nos dicen.

Estás son algunas de las MENTIRAS que nos dice la sociedad:

  • Todos los hombres ven porno.
  • Los hombres no pueden ayudarse a sí mismos en este tema ya que es así como están creados. (Dando a entender que están genéticamente predispuestos)
  • Ver sexo es normal y está bien.
  • Si él dice que no está viendo porno está mintiendo.
  • No debes prohibir el porno en tu relación.
  • Los sentimientos de las mujeres no importan.
  • Al menos no te está engañando.
  • El porno no es dañino.

Lo que la ciencia nos dice de la pornografía:

  • La pornografía no es que sea dañina, está DESTRUYENDO MATRIMONIOS.

En 2004 el Doctor Jill Manning encontró que el 56% de los casos de divorcio involucraban a una parte de los dos teniendo un interes obsesivo en páginas pornográficas. Esto quiere decir que al año, alrededor de 500.000 matrimonios están cayendo debido a la pornografía.

Ahora si, aqui os explicamos las 10 razones por las que la pornografía destruye el matrimonio:

  1. Destruye la confianza. De acuerdo a numerosos estudios una exposición prolongrada a la pornografía lleva a una disminución de la confianza entre la pareja. No es de extrañar ya que la pornografía y el secretismo van de la mano. La mayoría de las personas que ven pornografía hacen todo lo posible para que permanezca oculto. Las parejas se sienten traicionadas cuando se enteran de que se lo han estado ocultando tanto tiempo y se preguntan qué más habrá que no saben.
  2. Obstaculiza la intimidad emocional. La pornografía te lleva a que trates a la otra persona como un objeto y no puedas tener una interacción significativa con ella. Hay una gran diferencia entre tener sexo y hacer el amor. El sexo se trata de placer mientras que hacer el amor se trata de conectar. El sexo se trata del cuerpo mientras que hacer el amor se trata de la persona.
  3. Destruye la autoestima. Cuando los hombres y mujeres habian sido expuestos a la pornografía eran más propensos a no estar satisfechos con la apariencia física, el afecto y el rendimiento sexual de su pareja. Además no sólo afecta en cómo ves a los otros sino también en cómo te ves a tí mismo. Los que ven porno piensan de sí mismos que son menos atractivos. las investigaciones han descubierto que los consumidores de pornografía se comparan a ellos mismos y a sus parejas con los modelos de las imagenes que ven. Como consecuencia pierden interés en el sexo porque se vuelven más críticos con la apariencia de su pareja.
  4. Causa Egoísmo. Promueve el egoísmo y el placer inmediato. Muchos piensan solo en recibir, no en dar. Una relación donde uno sólo está interesado en recibir no dura mucho tiempo. Un hecho muy curioso es que el día que menos pornografía se ve en América es el día de “Acción de Gracias”. Interesante, considerando que la gratitud y el egoísmo son opuestos.
  5. Degrada a las mujeres. Los resultados muestran que cuanto más porno ve un hombre, más probable es que quieran que las mujeres sean sumisas y subordinadas a ellos. Cambia la manera en que los hombres ven a las mujeres. Las ven como objetos y no como únicas y valiosas debido a la manera degradante en la que las mujeres y el sexo son retratados. Y eso sin mencionar que el porno muestra a las mujeres siendo dominadas y abusadas sólo para su disfrute personal.
  6. Deteriora tu vida sexual. Puede llevar a una disminución de la actividad sexual. Una encuesta reciente de los usuarios que ven pronografía muestra que el 19% sufre eyaculación precoz, el 25 % no tienen interés en el sexo con su pareja, el 31% tienen dificultades con llegar al orgasmo y el 34% experimenta disfunción erectil. Después de comprometerse a no masturbarse y no ver pornografía el 60 % de ellos sintió que sus funciones sexuales habían mejorado y el 67% tuvo un aumento en sus niveles de energía y en productividad. Muchas personas dicen que usan la pornografía para darle un poco de vida a su relación pero sin embargo los estudios muestran que destroza tu líbido.
  7. Conduce a la insatisfacción matrimonial. Las investigaciones han mostrado que los hombres que han sido expuestos a la pronografía se puntúan a ellos mismos como menos enamorados de su pareja de lo que se puntúan los que no la han visto. El hecho es que la pronografía no es sólo una fantasia sino que hace más dificil tener relaciones de amor verdaderas. Debido a que la pornografía es retratada como fácil y rápida, el sexo en el matrimonio es visto como algo complicado y que requiere mucho trabajo. Como resultado, el romance disminuye.
  8. Es una puerta de entrada a la infidelidad. Incrementa la infidelidad matrimonial en un 300%. Viendo pornografía disminuye el compromiso con la relación. Las relaciones libres de pornografía son más fuertes y con un índice de infidelidades menor. El índice es al menos la mitad de los que han visto pornografía solos o con su pareja. Es interesante como la sociedad nos dice que si no permites la pornografía en tu matrimonio estarás llevándole a él a la infidelidad cuando en realidad la pornografía está ligada a la infidelidad.
  9. Está vinculada a la depresión, el estrés y la ansiedad. Los hombres que tienen ciber sexo tienen un índice alarmantemente alto de depresión clínica, estrés y ansiedad. Estas 3 cosas pueden tener un impacto fuerte no sólo en nosostros mismos sino en nuestro matrimonio.
  10. Altera tu cerebro. Nos cambia el cerebro físicamente. Esto es lo escalofriante: cuanto más porno ve una persona, más severo será el daño a su cerebro y más dificil será liberarse. Científicos de la universidad de Cambridge han estudiado recientemente el cerebro de los adictos a la pornografía y han descubierto que se ven exactamente iguales que los adictos a las drogas. Al igual que con otras sustancias adictivas la pornografía llena el cerebro de dopamina. Y cuanto más ves pornografía más insensible te vuelves. La diferencia con otras adicciones es que con la pornografía no es que quieras más y más (como en el caso del alcohol) sino que quieres una pornografía diferente. Muy a menudo los usuarios se aventuran en contenido cada vez más perverso, por eso la pornografía está ligada a la violencia y el crimen.

Como ves la pornografía no va a ayudar en tu matrimonio. Sabemos que hay muchas esposas, esposos y matrimonios que están siendo heridos por la pornografía y sabemos que el cambio no es fácil e inmediato. Pero algo que sí sabemos es que es posible y que sin duda merece la pena.

Si quieres salir un poco de la monotonía en tu vida sexual matrimonial te animo a usar alguno de estos recursos picantes como juegos de pareja: juegos 2 minutos en el cielo, pintura corporal de chocolatelos dados del amor o maximiza sus sentidos.

Extendamos el mensaje de los daños que causa la pornografía para que podamos ser conscientes de ello. Te animo a que compartas el artículo y dejes abajo algún comentario.




¿Te ha gustado y quieres seguir recibiendo noticias nuestras?

Apúntate al boletín y recibirás cada semana ideas, consejos y contenidos exclusivos. Además te regalamos mini-curso "5 claves para tu relación de pareja".

Samuel

Nací en España en 1986. Ingeniero de telecomunicaciones y músico. Me encanta el mundo de las tecnologías, viajar y el séptimo arte, pero mis verdaderas pasiones son Dios, mi esposa y mi hija.

You may also like...

12 Responses

  1. Balbina Castro says:

    Me encantó. Pura verdad. El mundo necesita de parejas que vivan una sexualidad sana.

  2. clah says:

    muy interesante… tengo a mi pareja un dia encontre imagenes de mujeres desnuda senti que amarme de verdad no lo hace.. es lindo estar con tu pareja y disfrutar esos momentos tan lindos…

  3. AG says:

    Hola Samuel,
    Excelente artículo. Gracias por escribir sobre este tema y compartir tus valores. Es posible comubicarme contigo por email? Me encantaría que mi esposo escuchara mas sobre el mensaje que encierra tu artículo. Gracias.

  4. Aday says:

    Hola. Me llamo Aday Quintero. Actualmente tengo 2 blogs: uno sobre maternidad, y otro sobre temas bíblicos, historia y actualidad. Recientemente el Señor me ha puesto en la labor de abordar el tema de la pornografía y estoy buscando personas que hayan sido víctimas de este monstruo silencioso, tanto de personas que hayan sido adictas (o lo sigan siendo y deseen compartirlo y desahogarse) como de personas que estén sufriendo, o hayan sufrido, al ver a su pareja metida en este mundo.
    Toda aportación me sería de gran ayuda, ya que deseo conectar con el lector y ayudarlo a tomar conciencia para dar el paso, así como servir de apoyo a quienes están pasando por una relación dañada por este asunto.
    Este artículo, desde luego, me será de gran ayuda y te felicito por haber escrito de forma tan objetiva (cosa que a veces es difícil) y bien argumentada. Me ha encantado. Te ganaste una nueva suscriptora 🙂
    Mil bendiciones para todos y para sus familias.

    • Samuel says:

      Hola Aday, que alegría ver a personas creyentes por aquí que realmente se dan cuenta del daño que hace la pornografía. Si hay algo en lo que te pueda ayudar o quieras una colaboración, no dudes en contactar conmigo a través del email comosorprenderatupareja@gmail.com
      Ánimo con tu proyecto. Un saludo.

    • Yined says:

      Yo soy una ictima de la pornografìa. Mi esposo la consumìa y tal vez sigue hacièndolo. Nos casamos en diciembre del año pasado y desde el primer dìa supe lo que es la indiferencia, la inapetencia por parte de èl y que te estuvieran ocultando algo. Duele mucho porque el es 14 años mayor que yo y no me busca de a mucho. Me acostumbrè a que tengamos relaiones cada 15 – 20 dìas o cada mes, eso desde las primeras semanas de casados.

      • Samuel says:

        Hola Yined, Intenta hablarlo con él de una manera pacífica. Exprésale lo que sientes sin acusarle. Dile que no te gustan esas cosas y al mismo tiempo hazle ver el tipo de relación que te gustaría tener con él. Tal vez hablando con él consigas que te comprenda y vea que te está haciendo daño. Pero sobre todo, lo importante es hablarlo diciendo cómo te sientes para que él recapacite y se de cuenta del daño que te está haciendo. Espero que te sirva y juntos podáis solucionarlo. Un saludo.

  5. Vicky says:

    Hola. Realmente leer este artículo ha sido de mucho provecho. Es realmente triste vivir en un matrimonio de este tipo y tener que en tu día a día estas terribles consecuencias

  6. Felipe says:

    Hola Samuel te felicito por tu blog y por tu artículo.

    Yo he sido consumidor de material pornográfico por años, aunque de manera irregular, con periodos intensos de uso y otros de abstinencia. En la actualidad me encuentro en pareja y desde el inicio de la relación disminuí su consumo, pero lamentablemente los efectos de una sexualidad mal comprendida te hacen cometer errores, sobre todo ante la compleja sexualidad femenina.

    Seré sincero y te hablare desde mi experiencia. Creo que un hombre expuesto a gran cantidad de material pornográfico adquiere hábitos y gustos específicos sexuales hasta obsecionarse con el sexo oral, el anal, el querer filmarse, o hacer tríos.

    Puede ejercer coerción psicológica o física con su compañera para obtener satisfacción según lo que ha visto, y esto daña la unión física y espiritual de la pareja. Puesto que la mayoría de las veces la mujer no comparte las mismas perversiones que el hombre. Y una mujer difícilmente se lubricara bajo una sexualidad forzada y haciendo actos que no le agradan.

    Creo que si uno trata a la mujer con tosquedad y quiere ir directo a la penetración, probablemente sea por abuso de pornografía. Esto hará que la mujer nos rehuya más tarde, cuando el efecto del enamoramiento del primer año pase.

    Así, al pasar los años te encuentras en una relación con poco sexo, y sin saber que hacer. En mi caso, tras 4 años de relación y con un descenso en nuestra sexualidad, he intentado con dificultad rehacerla, y me encuentro con que me cuesta estimularla y sacarla del estrés diario, además de que para que ella me estimule “necesito” de ciertos actos específicos que no siempre mi pareja quiere hacer.

    Finalmente no nos unimos y caigo en la satisfacción ocasional pero oculta de la pornografía.

    Esto es muy triste y creo que con matices le está sucediendo a muchos o muchas hoy.

    Creo que nos falta coraje para enfrentar los problemas y luchar por el amor y no por el sexo egoísta.

    Eso, y sigue adelante con tus artículos!!

  7. anonimo says:

    Ahora me he dado cuenta que no estoy solo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Si continuas usando esta web, aceptas el uso de las cookies. Más Información

La configuración en esta web permite las cookies para darle la mejor experiencia de navegación posible. Si continuas utilizando este sitio web sin cambiar la configuración de cookies o haciendo clic en "Aceptar" abajo, estás aceptando esto.

Cerrar