Las 4 principales quejas en la guerra de sexos

enfadados pareja

¿Quieres entender un poco mejor a tu pareja? Te invito a leer este artículo en el que profundizamos un poco acerca de las 4 principales quejas en la guerra de sexo.

Descubrir nuestras diferencias de género nos ayudará a entender un poquito mejor a nuestra pareja y por qué piensa lo qué piensa o por qué tiene tendencia a reaccionar de una determinada manera.




Recordad que os voy a hablar de una forma generalizada, como siempre existen casos excepcionales. Veamos cuáles son esas 4 quejas:

1. Ellas ofrecen consejos, ellos ofrecen soluciones

A la hora de contar los problemas las mujeres no siempre necesitan que se les de una solución sino que lo que buscan es a alguien que les escuche y les contenga. En esas situaciones un “cariño, te entiendo” o un abrazo suele ser suficiente para que se sientan mejor.

Así que hombres, en vez de dar soluciones escuchemos más a nuestra pareja y demos más abrazos.

Mujeres, cuando estamos intentando solucionar un problema no necesitamos a alguien que nos esté diciendo continuamente cómo debemos hacerlo o qué les parece mejor. Normalmente el hombre quiere poder solucionarlo solo y sentirse autosuficiente.

Si estás ahí diciendo lo que tiene que hacer se va a sentir controlado. Es mejor que esperes a ver si lo puede solucionar él por sí solo y si no, después ofrecer tu ayuda como si fueseis un equipo.

2. Ellas hablan de más, ellos no escuchan.

Muchas mujeres se quejan de que sus maridos no las escuchan. Las mujeres todo lo exteriorizan a través de la palabra, se sienten realizadas expresando sus sentimientos.

Es aquí donde viene la queja de ellos, las mujeres hablan demasiado. Es en ese instante cuando los hombres se meten en su “cueva” y ellas lanzan la famosa pregunta ¿qué te pasa que no quieres hablarme? En esta situación es mejor esperar a que él decida salir de la cueva y estar ahí esperando para escucharlos.

Esa necesidad de soledad de los hombres no es señal de que ya no amen a sus mujeres, simplemente es que ellos necesitan pensar en soledad mientras que ellas necesitan hablar y contar a otra persona lo que les está pasando.

3. Ellas se sienten motivadas cuando se sienten amadas, ellos se sienten valorados cuando se sienten útiles.

Las mujeres se sienten felices y que pueden comerse el mundo cuando tienen amor. Lo que más valoran es sentirse amadas, el afecto y el cariño. ¿No has oído alguna vez decir a una mujer que su marido ya no es tan romántico como antes?

Cuando a una mujer está pasándolo mal, la solución puede ser un gesto de cariño, unas palabras de afirmación, un tiempo de calidad con ella o incluso un abrazo.

En el caso del hombre cuando éste se siente valorado por lo que hace o aporta a la pareja, es capaz de superar las dificultades con tal de hacer feliz a quienes ama. En cambio, un hombre que siente que le han menospreciado en sus habilidades, se siente sin energía y se entristecerá más fácilmente. El hombre por naturaleza quiere sentirse útil y competente.

 4. Ellas no piden las cosas, ellos necesitan que se las pidan

Mujer hay algo que sería bueno que entiendas. No puedes dar por sentado que tu hombre sepa lo que quieres.

En muchas ocasiones las mujeres dan mensajes con doble sentido que son confusos para los hombres, necesitamos que nos lo digáis directamente.

Imagínate que un día le pides que por favor te arregle la plancha de pelo que tanto cariño le tienes. Él te dice que bien, que lo hará después de cenar y más tarde le ves tirado en el sofá viendo la televisión. Te enfadas y no dices nada, solamente pones cara de enfadada. Él no se acuerda de lo que le habías pedido y no sabe qué te pasa y es ahí donde empiezan las discusiones.

Tienes razón, muchas veces los hombres no nos acordamos de las cosas, pero si le dices “mi amor, ¿puedes arreglarme ahora las planchas”, él seguro que estará feliz de satisfacerte y seguramente lo hará.

Mujer, recuerda que los hombres necesitamos que nos pidáis lo que queréis porque no somos adivinos.

 

La clave para que no haya tanta guerra de sexos es que podamos ser COMPRENSIVOS los unos con los otros y entendamos que biológicamente somos diferentes y pensamos diferente. Pero sobre todo ten en cuenta de que aunque tengamos diferencias, si hay amor de por medio, todo puede aclararse e ir por buen puerto.

¿Has tenido algún problema relacionado con esto? Deja tu comentario más abajo.




¿Te ha gustado y quieres seguir recibiendo noticias nuestras?

Apúntate al boletín y recibirás cada semana ideas, consejos y contenidos exclusivos. Además te regalamos mini-curso "5 claves para tu relación de pareja".

Samuel

Nací en España en 1986. Ingeniero de telecomunicaciones y músico. Me encanta el mundo de las tecnologías, viajar y el séptimo arte, pero mis verdaderas pasiones son Dios, mi esposa y mi hija.

You may also like...

1 Response

  1. clah says:

    muy interesante … las diferencias siempre estaran asi que hay que comprender y escuchar a tu pareja..

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Si continuas usando esta web, aceptas el uso de las cookies. Más Información

La configuración en esta web permite las cookies para darle la mejor experiencia de navegación posible. Si continuas utilizando este sitio web sin cambiar la configuración de cookies o haciendo clic en "Aceptar" abajo, estás aceptando esto.

Cerrar