Cómo saber que he encontrado al hombre de mi vida

el hombre de tu vida

¿Cómo sé que he encontrado a la mujer o al hombre de mi vida? ¿Sabré reconocerlo cuando llegue?

Solía hacerme estas dos preguntas. Cerraba los ojos y deseaba que Dios me dijera algo sobre mi futura esposa, esa que estaba ahi fuera esperándome, que existía y era real. La verdad es que nunca tuve una visión mágica, ni un sueño en el que se me presentase, ni una voz del cielo que me dijese ésta es, ni un rayo de luz, nada.

¿Cómo supe que era la mujer con la que me iba a casar? Mucha gente en busca del amor me hace esta pregunta. Realmente no es una pregunta sencilla de responder. No hay una fórmula concreta o una experiencia que te de luz verde para el matrimonio. De hecho, pienso que hay muchos factores diferentes que me ayudaron a determinar si era la persona con la que quería pasar el resto de mi vida. Pero mientras pensaba en esta pregunta hubo un motivo principal que me abrió los ojos a la realidad de que había encontrado a la mujer con la que me casaría:

ELLA ENCAJABA EN MI VIDA

Piensa en ello por un momento porque es una verdad muy importante. Cuando conocí a Katherine y cuanto más la iba conociendo, más me iba dando cuenta de que todo sobre ella encajaba en mi vida, y de hecho, ella hizo mi vida aun mejor. Como si fuese la pieza del puzzle que me faltaba.

No tuve que forzar la situación, manipularla o hacer que sucediese. No tuve que cambiar mis sueños y propósitos en la vida, ajustar mis prioridades, cambiar mis valores éticos y morales o la vida a mi alrededor. No fue incómodo, confuso, dramático o caótico. Fue fácil, fue natural, y tuvo mucho sentido. Pero la parte más importante fue ésta:

La razón por la que supe que ella encajaba en mi vida fue porque SABÍA QUIÉN ERA. Después de algunos años de conocer a personas finalmente tuve tiempo de conocerme a mí mismo, de valorarme, amarme y entenderme. Me di cuenta de lo que quería y necesitaba porque no puedes saber lo que quieres hasta que no conozcas quién eres.

Muchas personas con las que he hablado dicen que les sucedieron situaciones parecidas. Unieron sus vidas y sus mundos encajaban. Sobra decir que las relaciones vienen con trabajo, esfuerzo y dedicación pero las relaciones sanas son mucho menos complicadas de lo que normalmente las dejamos que sean. Están llenas de vida, de crecimiento, y lo más importantes, se definen por sus acciones de amor.

El otro día en mitad de la conversación con mi esposa de cómo nos había ido el día, la miré a los ojos y me di cuenta de lo bien que seguimos encajando. Estoy tan agradecido a Dios por el regalo de un buen matrimonio. Pero no es un matrimonio que haya caído del cielo sino es uno en el que tuve que prepararme a mí mismo para recibirlo.

Busca a alguien que encaje en tu vida y tú en la suya pero lo primero y más importante, entiende tu vida. Conoce quién eres y hacia dónde te diriges y después encuentra a alguien que se una a ti en este increíble viaje llamado vida.

Déjame preguntarte: ¿Cómo supiste que alguien era o no era bueno para ti? Deja tu comentario abajo.

¿Te ha gustado y quieres seguir recibiendo noticias nuestras?

Apúntate al boletín y recibirás cada semana ideas, consejos y contenidos exclusivos. Además te regalamos mini-curso "5 claves para tu relación de pareja".

Samuel

Nací en España en 1986. Ingeniero de telecomunicaciones y músico. Me encanta el mundo de las tecnologías, viajar y el séptimo arte, pero mis verdaderas pasiones son Dios, mi esposa y mi hija.

You may also like...

1 Response

  1. rocio says:

    Pues, sabia qe no era bueno para mi, porque a diferencia de ti, no encajabamos, la relacion no fluia, el tenia otras perspectivas otra forma de ver la vida, no peor que yo, sino mas simples, mas faciles.
    Cada dia me daba mas cuenta de que complacer sus gustos, estar com el, entrar en su vida, me alegaban terriblemente de mis metas tan deseadas, y solo me conyebaba a tener problemas.

    Bueno, se que el no es bueno para mi, qe podria encontrar algo qe encajase conmigo, quizas sea esa difilcutad loque me conyeve a seguir a su lado aun sabiendo que no me conviene.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Si continuas usando esta web, aceptas el uso de las cookies. Más Información

La configuración en esta web permite las cookies para darle la mejor experiencia de navegación posible. Si continuas utilizando este sitio web sin cambiar la configuración de cookies o haciendo clic en "Aceptar" abajo, estás aceptando esto.

Cerrar