4 razones por las que no tener Amigos con beneficios

atardecer romántico

Vivimos en una cultura con una alta tolerancia a los desconocidos. Desde nuestro miedo por llamar a las cosas buenas o malas, hasta nuestra falta de habilidad para ver las cosas negras o blancas hemos llegado a una sociedad que vive de manera cómoda y confortable en el gris, en lo relativo. Mientras que eso podría ser bueno y aceptable en algunos aspectos de la vida esta falta de certeza se ha entrometido en el área en el que formamos las relaciones y está causando un daño considerable.

Vemos esta ambigüedad en el contexto de las “amistades” con el sexo opuesto. He escuchado a muchas personas que están rotas, confundidas y paralizadas en su habilidad para confiar como resultado de la epidemia de los llamados amigos con beneficio.

Amigos de día y amantes de noche. No queda claro la dirección que la relación está buscando o si es siquiera una relación. Libres para llamarse “solteros” mientras que están completamente atados a una relación que a veces parece como una adicción. Lujuria, sexo y pasión física enmascarada detrás de una relación de amistad “normal”.

Si alguna vez te encuentras en medio de una relación de amigos con beneficios quizás es hora de que te preguntes a ti mismo a quién está beneficiando esta relación realmente. Aquí te dejo algunas cosas que debes considerar:

1. Cuando comienzas una relación sin límites, normalmente te quedas ahí. Una cosa que define una relación de amigos con beneficios es el hecho de que carece de límites. La ambigüedad del término garantiza que no hay títulos, ni reglas y ni compromiso. Un día salís juntos, mañana sexo y al día siguiente sales con otra persona. El problema en este tipo de relaciones es que no se convierten mágicamente en relaciones sanas a lo largo del camino. Cuando comienzas un juego sin reglas es muy difícil ir marcha atrás y jugar con reglas.

2. Si te das de forma gratuita, nunca te valorarán. Lo explico mejor para evitar dudas. Un gran problema en la cultura de amigos con beneficios es que aprendes a dar, y dar, y dar sin expectativas de que recibirás algo a cambio. Das de ti mismo, tu cuerpo, tu tiempo, y tus emociones sin requerir un compromiso. Cuando nos referimos a las relaciones, el compromiso es el precio a pagar, cuanto más das, más deberías recibir. Todos venimos con un precio y el precio establecido debe ser alto. Pero los amigos con beneficios animan a dar de manera gratuita y crea una atmósfera que incita al egoísmo, a la falta de respeto y a cero responsabilidades. Las amistades sanas requieren de que tu tomes tu responsabilidad de tus decisiones y que siempre empieces con un compromiso claro.

3. Lo físico tiene el poder de afectar a lo emocional y evitar lo racional. Estamos hechos para crear lazos durante la intimidad física. Sea un abrazo, un beso o sexo, nuestros cuerpos están unidos para liberar químicos durante la intimidad física que nos hacen conectarnos a la persona con la que estamos. Esto puede ser algo increíble pero también puede ser muy confuso cuando tu mente te está diciendo que sois amigos y tus emociones te están diciendo algo muy diferente.

Si has decidido ser sólo amigos con alguien probablemente sea por una buena razón. Ir al terreno de lo físico sólo te causará una mayor confusión y llevará a un segundo plano tu pensamiento racional. Esa conexión física y emocional causará que vuelvas a por más hasta que te encuentres a ti mismo en un peligroso y poco saludable ciclo del que puedes salir sintiéndote paralizado, estancado e incapaz de seguir adelante.

4. La ambigüedad del término te prepara para que se te rompa el corazón. No importa como lo hagas, cuando tienes una relación de este tipo alguien saldrá siempre herido. La misma naturaleza del dar sin saber qué recibirás te prepara para una mayor decepción. Por nuestra naturaleza humana estamos conectados para la experiencia del dar y tomar. Vete a cualquier tienda, compra un artículo o interactúa con un ser humano y te darás cuenta de que hay un patrón, yo doy algo y algo se me dará a cambio. Hay un equilibrio saludable en este tipo de interacción que nos deja sintiéndonos satisfechos. Pero cuando te embarcas en una relación donde das sin recibir nada a cambio, te estás dirigiendo a un lugar de más heridas y frustración porque finalmente perderás.

No importa quién seas o por lo que hayas pasado, te mereces mucho más que el dolor de una relación en una sola dirección. Te debes a ti mismo el valorarte más, el ir a más y el esperar grandes cosas para tu vida y tus relaciones.

Toma autoridad sobre tu vida y las decisiones que tomas y no distorsiones las líneas o los límites en una relación porque las tonalidades grises siempre te decepcionarán.

¿Te ha gustado y quieres seguir recibiendo noticias nuestras?

Apúntate al boletín y recibirás cada semana ideas, consejos y contenidos exclusivos. Además te regalamos mini-curso "5 claves para tu relación de pareja".

Samuel

Nací en España en 1986. Ingeniero de telecomunicaciones y músico. Me encanta el mundo de las tecnologías, viajar y el séptimo arte, pero mis verdaderas pasiones son Dios, mi esposa y mi hija.

You may also like...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Si continuas usando esta web, aceptas el uso de las cookies. Más Información

La configuración en esta web permite las cookies para darle la mejor experiencia de navegación posible. Si continuas utilizando este sitio web sin cambiar la configuración de cookies o haciendo clic en "Aceptar" abajo, estás aceptando esto.

Cerrar